miércoles, 24 de mayo de 2017

Finalizó la mejor temporada del ACEITUNAS FRAGATA MORÓN



Es duro despertar de un sueño tan bonito. Cinco minutos más, por favor, es lo primero que se nos vino a la cabeza. Pero el reloj ha sonado y toca afrontar la fría realidad. Aceitunas Fragata Morón no estará en la final de la fase de ascenso a LEB Oro, puesto que Comercial ULSA Valladolid fue mejor en los dos últimos partidos de la eliminatoria. Pero sí quedará para siempre en la memoria de Morón de la Frontera. El final fue demasiado cruel para lo que ha conseguido este grupo de jugadores, pero así es el baloncesto. Nuestro rival se enfrentará en la final contra Zornotza por méritos propios gracias a un partido de muchos quilates.


Salto inicial en el Pisuerga


Empezó, eso sí, muy igualado. Con un tanteo altísimo (26-26, una auténtica barbaridad), los dos equipos demostraron a las claras querer vencer en este decisivo partido. ¿Qué deportista no querría hacer eso en un partido con tanta expectación? Si alguno se hubiese borrado es que no está para ser deportista de alto nivel. Aquí aparecieron los grandes de ambos equipos: Sergio de la Fuente volvió a ser el MVP (35 de valoración) con sus triples, sus rebotes y sus canastas bajo aro, pero Javi Marín también quería sumarse. Ambos fueron los mejores de este periodo, asistidos por Sidibe y Kasse, que ponían el espectáculo en ambas canastas. El partido se dividía en mates al contragolpe y triples certeros. Wade Chatman y Tyler Gaffaney empezaban a calentarse y el partido se ponía muy interesante en el primer cuarto. Precisamente este último, con sus dos tiros libres, igualaba el marcador contestando a un triple de Graham Bell.

Durante los siguientes diez minutos, Aceitunas Fragata Morón pisó el acelerador en el final del periodo, combatiendo contra todos los elementos posibles (a veces cuesta mucho defender con determinados requisitos propios de estos tiempos en los que cualquier contacto es una falta) y con la participación activa de la segunda unidad. Grandes minutos de Rubén Gutiérrez y, especialmente Alejandro Rodríguez. Este jugador ha demostrado ser uno de los mejores fichajes de la temporada y ojalá pueda seguir el año que viene en Morón, porque tiene un crecimiento espectacular. A sus capacidades mentales (lee el juego con una facilidad pasmosa) le suma su buena anotación bajo aro. Con un poco más de físico dará mucho que hablar. Morón se hacía con el control a base de buenas defensas y triples clave, pero Valladolid no daba la sensación de noqueo que deberían tener a estas alturas. Grandísimo trabajo de Paco García, que reactivó a su equipo con una charla antológica tras el cuarto partido contra Alicante. Chatman y De la Fuente se volvían a echar a Valladolid a su espalda y comenzaban a recortar distancia en el marcador. Ola Keshinro dejó el marcador en el 43-49 al descanso.


Rafa Rufián dirigiéndose a sus jugadores


Al igual que el domingo pasado, el paso por vestuarios no sentó bien a Morón. No llegó a anotar 30 puntos en toda la segunda parte. Durante el tercer cuarto lo intentó cuanto le dejaron y en el último periodo, con las circunstancias del partido, las fuerzas quizá fallaron. Pero es muy difícil defender al MVP cuando cualquier contacto es falta. No es normal que se llegase al bonus en todos los cuartos con 4 minutos de juego, especialmente si el criterio no es el mismo en ambas canastas. No, no es una excusa, pero sí es muy importante. Morón empezó mandando en el marcador con una canasta de Alo Marín, pero entre González (el mejor triplista apareció en el último partido), Chatman y De la Fuente acabaron por consumar una remontada que sería definitiva. Tyler trataba de frenar la sangría con un triple, pero el final del cuarto marcaba un 68-60 que iría a mucho más en el último periodo.

Aceitunas Fragata Morón trató de plantar cara, pero el 7-0 de salida ponía a Valladolid con 15 puntos arriba. Tuvo que tardar 6 minutos Morón en meter algún punto tras canasta de Alo Marín en los primeros instantes, pero era tarde. Comercial ULSA Valladolid se había plantado ya en la final y lo único que quedaba era maquillar el marcador del último partido de Aceitunas Fragata Morón en esta temporada. La mejor temporada de la historia del baloncesto de Morón. Duele perder siempre, especialmente cuando un equipo sin ningún tipo de subvenciones (a pesar de que fueron prometidas, ¡ay, las hemerotecas!), que ha tenido que viajar todo el año en furgonetas por toda España para competir contra capitales de provincia con más recursos y presencia, se levanta contra todos los pronósticos y fuerza a un histórico de la ACB a jugar un quinto partido de semifinales de ascenso a LEB Oro.

Un equipo que ha sido llevado en volandas por una afición de Oro, a la altura de sus jugadores, comandados por un entrenador que siempre creyó en este proyecto desde que se hizo con el equipo de aquella manera. Porque está claro que el carácter del equipo tiene nombre y apellidos: Rafa Rufián, el eterno capitán, las mejores manos para llevar el timón de un proyecto que regresará el año que viene para hacer vibrar de nuevo a Morón de la Frontera. Gracias, equipo y directiva, por esta temporada de Oro.


Juan Luis Mármol

Vídeo del partido:



Estadísticas del partido:



No hay comentarios:

Publicar un comentario